• Viajando Con Sabor

Machaca con huevo, un desayuno bien regiomontano


Uno de los platillos más icónicos de Nuevo León es la machaca con huevo, un guisado delicioso de carnita seca de res, huevo revuelto, cebolla, chile serrano y tomate picado, un manjar para deleitar a los paladares más exigentes y el preferido de muchos desayunos.


Este tradicional guiso es un referente de la región del norte, puesto que su origen es gracias a las condiciones climáticas áridas de esta zona que iniciaron con la creación de la machaca o carne seca. La forma más tradicional es con frijoles refritos o en tacos.


Ya que el clima seco y caluroso ocasiona que la comida se descomponga rápidamente, un buen día del siglo XVIII, los nativos buscaron métodos para preservar la carne y tras diversos intentos tomaron carne cruda – en aquel entonces de venado y que tras la conquista se cambió a carne de res – y un poco de sal, y la extendieron para que el sol la deshidratara, pero al comerla descubrieron que la textura era más ligera y el sabor era increíble.


No obstante, la machaca con huevo, también conocido como machacado, se creó hasta 1928 en el municipio de Ciénega de Flores, Nuevo León, gracias a los experimentos de Fidencia Quiroga, también llamada La Tía Lencha, una ágil cocinera que ofrecía en su restaurante, diferentes antojitos para los obreros e ingenieros que laboraban en la construcción de la Carretera México-Laredo.


Así, con el fin de servir diversidad en su menú, una tarde se le ocurrió mezclar carne seca deshebrada, chile, tomate, cebolla picados, sal y huevo en un sartén con manteca, al descubrir que tenía muy buen sabor lo sirvió a sus clientes junto a frijoles refritos.


El guiso gusto tanto que rápidamente se popularizó hasta extenderse de boca en boca por toda la población, lo cual ocasionó que diversos curiosos, artistas de cine, políticos, por mencionar algunos, se aproximaron a probar esta receta e intentar igualarla con diferentes interpretaciones en todo el país.


Actualmente la apetitosa machaca es un básico para descubrir el auténtico sabor norteño, que además se trata de un platillo orgullo de la gastronomía nacional por su valor cultural, sin embargo algunas de las mejores formas de disfrutarla es en burrito o chimichanga de tortilla de harina, en ricas gorditas de maíz, manteca y salsa de chile piquín o quizá algo más elaborado como torrejas, tortitas de espinaca y machaca, papas o chiles rellenos carne seca y hasta variaciones de otro tipo de proteína.


Pero si quieres acercarte a la receta original debes visitar espacios como El Gran San Carlos, El Rey del Cabrito, Palax, Cuitoles Cocina, El Indio Azteca, o El Gaucho de Monterrey, entre otros o también armarte una visita a la Feria anual del Machacado, en Ciénega de Flores, en el mes de septiembre.

0 comentarios