top of page
  • Foto del escritorViajando Con Sabor

Detecta las señales de alerta de enfermedades renales y hepáticas de nuestras mascotas



¿Has notado que tu mascota ha perdido peso, se ve cansado, deshidratado o toma más agua de lo normal? Pudieran ser señales de que le están fallando los riñones o el hígado.

El convivir con nuestra mascota día con día nos hace mantenernos pendientes de sus comportamientos, sus gustos e intereses, y es por ello que es muy importante detectar si su conducta tiene cambios significativos. ¿Por qué? Porque puede ser un indicador de que algo no anda bien y mejor prevenir, que lamentar.


Sabemos que algunos de los órganos que suelen presentar problemas son el hígado y los riñones, así como en los seres humanos, ya que la función de éstos, es mantener limpia la sangre, limpiar al cuerpo de toxinas y de depurar los elementos que no son necesarios. Debido a esto, la alimentación juega un papel fundamental porque, dependiendo de cómo lo hagamos y de qué, será el grado de trabajo que realizarán estos órganos.


Si observamos las señales siguientes es muy probable que nuestra mascota esté teniendo problemas, destacando que, la mayoría de las veces, esto suele darse de forma sutil:


Problemas renales


En el caso de nuestros perritos, se suelen presentar estas señales: Pérdida de peso; letargia; deshidratación; aumento de sed (polidipsia); aumento del volumen de la orina (poliuria); presencia de sangre en la orina (hematuria); vómito o pérdida del apetito (anorexia). En casos avanzados, las encías pueden verse blancas o pálidas, a causa de la anemia.


En el caso de los gatitos, cuando se trata de insuficiencia renal crónica en sus primeras etapas, no da señales. Cuando inicia, son graduales y pueden pasarse por alto. Los signos son: pérdida de peso, pobre apetito (hiporexia), letargia, aumento de la sed (polidipsia), aumento del volumen de la orina (poliuria), pelo opaco y seco, vómito, hipertensión, convulsiones, mal aliento (haliatosis).


Problemas hepáticos


De manera general pueden presentar anorexia, que es la pérdida del apetito, pueden estar letárgicos, tener vómitos y diarrea. Pueden presentar ictericia que es un tono amarillo en orejas, encías, y lo blanco de los ojos.


En el caso de gatos obesos o con sobrepeso es importante cuidarles si se someterán a un régimen, porque una pérdida de peso acelerada puede ser dañina para su hígado, o si deja de consumir alimento durante unos días, pudiera desencadenar hígado graso.


Ahora bien, “si hemos detectado estas señales será importante asistir a consulta con el médico veterinario para que nos sugiera el tratamiento a realizar. Asimismo, solicitar que nos asesore con una dieta adecuada para mantener a nuestro perrito o gatito”, comenta la Dra. Areli Buenrostro, médico veterinario zootecnista y vocera de la marca Diamond.


En el caso de tratarse de insuficiencia renal, ésta puede ser enfermedad renal aguda (ERA), que es cuando ocurre una caída repentina de la función renal; y la enfermedad renal crónica (ERC), cuando hay una disminución de dicha función de manera lenta y gradual.


Es importante detectar en qué grado se encuentra, porque en algunos casos de enfermedad renal aguda, la detección temprana y el tratamiento agresivo pueden revertir el daño renal. Mientras que, en la ERC, una vez que se ha producido el daño, por lo general es permanente.


En el caso del hígado, la enfermedad del hígado graso pasa cuando el cuerpo descompone demasiada grasa rápidamente. El hígado no puede procesar la grasa lo suficientemente rápido. Luego, la grasa se almacena dentro y alrededor del órgano, lo que afecta su función. Si la enfermedad del hígado graso no se diagnóstica rápidamente y no se trata de manera agresiva, puede provocar insuficiencia hepática e incluso la muerte en algunos casos.


Ahora bien, lo ideal es evitar que se desarrolle alguna de estas enfermedades, por ello debemos tomar en cuenta que “los perros y gatos deben recibir una dieta específica, formulada con los nutrientes y las calorías adecuadas para cada estilo de vida y nivel de actividad” menciona la Dra. Areli.


Justo ella recomienda que, en caso de ya tener problemas de este tipo, la alimentación de nuestra mascota sea con “Diamond CARE Rx Renal Formula for Adult Dogs”, por ser una dieta terapéutica destinada a perros adultos con enfermedad renal aguda o crónica continúa, “porque contiene ingredientes limitados que proporcionan una nutrición completa y puede administrarse a largo plazo como parte de un plan completo de control de la enfermedad renal”. Este alimento contiene proteína de huevo de alta calidad para proporcionar los aminoácidos esenciales para cubrir sus requerimientos de proteínas y evitar la pérdida de masa muscular. Además, tiene fósforo dietético restringido para controlar el nivel de este mineral en la sangre y retrasar la progresión de la enfermedad. También incluye un nivel de sodio controlado, ácidos grasos omega y antioxidantes para favorecer al sistema inmunológico, así como probióticos específicos para mantener la salud digestiva.



En el caso de los gatos, la Dra. Areli recomienda “Diamond CARE Weight Control Formula for Adult Cats”, ideal para el control de peso y que ayuda a mantener una dieta balanceada y con un control de calorías.



El cuidado de nuestras mascotas radica desde cómo los tratamos y por supuesto cómo los alimentamos; recordemos que ellos confían en nosotros, nos dan cariño, comprensión y compañía y lo único que damos a cambio es cuidado y protección. Confiar en marcas como Diamond nos permite brindarles una calidad de vida y amor para toda su vida.


0 comentarios

תגובות


bottom of page